KidsOut World Stories

Burbujas de Felicidad Lauren Kirton    
Previous page
Next page

Burbujas de Felicidad

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

 

Burbujas de Felicidad 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*

Un día un hombre muy rico llamado Akito entró en una tienda de antigüedades de Japón, buscando una caldera para hacer su té. Buscó y buscó, y un tiempo después encontró una de bronce que le gustó. Decidió llevársela a su casa para usarla esa noche.

Más tarde ese mismo día, limpió la tetera hasta que brilló como el sol. La dejó para que se secara y fue a contar sus monedas. Cuando volvió le pareció que se había movido.

« Qué raro », pensó. « No hay nadie más aquí, ¿cómo pudo haber pasado eso? Lo debo haber imaginado ».

Llenó la caldera con agua y la puso sobre el fuego, pero mientras lo hacía escuchó un ruido extraño.

« Ooohhh ».

Negó con su cabeza, debía ser el agua que hervía.

« Aaahh, ay », escuchó otra vez Akito.

« ¿Qué podrá ser? » se preguntó, cuando de repente vio que a la caldera le salían patas. Se apartó del fuego de un salto y corrió hacia un rincón de la habitación. Akito vio que la caldera se había convertido en un ‘tanuki’ (perro mapache), y se sintió molesto porque su hermosa tetera se había convertido en un animal.

«Qué desperdicio de dinero », le dijo al perro mapache. «¿Qué sentido tiene que tengas apariencia de tetera si no sirves para hacer té?»

Enojado por lo sucedido, Akito echó al pobre animal de su casa.

« Vete », le gritó.

El tanuki se escabulló por la puerta hacia la calle. Solo en el frío, encontró un lugar cerca la basura y volvió a convertirse en tetera para esconderse por la noche. Se quedó escondido por algunos días, pensando en qué hacer, y luego decidió volver a la tienda de antigüedades.

El viaje de regreso era largo para una pequeña tetera y tuvo que parar a descansar muchas veces. En uno de esos descansos, se escondió cerca de unos tachos de basura en la entrada de un callejón y rápidamente se durmió.

Esa noche un hombre entró en el callejón, vio cómo la luz de la luna se reflejaba en algo metálico y fue a investigar. El hombre, que se llamaba Chikara, levantó la pequeña caldera. Cuando la vio más de cerca, notó que tenía dibujos muy hermosos. Pensó que era una pena que una tetera tan linda estuviera abandonada y decidió llevarla a su casa para que estuviera protegida.

Chikara lavó la tetera, después la secó, la pulió y la colocó en un estante. Se fue a dormir muy contento con su hallazgo. En la mitad de la noche, un ruido fuerte lo despertó.

« Uy », dijo una vocecita. Chikara se sentó en la cama. « No quise despertarte ».

Miró hacia el piso y vio cómo la tetera se transformaba en un perro mapache.

« Hola, pequeño », Chikara exclamó, « no me di cuenta de que eras un tanuki, casi te uso para hacer el té».

Le preguntó a la tetera cómo fue que había terminado en un callejón y escuchó la historia del malvado hombre rico. Sintió pena por el pequeño animal y quiso hacerlo feliz.

« Puedes quedarte aquí si quieres, no quiero que termines en la calle de nuevo; pasarás frío y te enfermarás ».

Durante semanas los dos fueron felices. La tetera jugaba en la casa con los niños y cuando Chikara volvía de trabajar, comían y pasaban la noche juntos.

El perro mapache sentía mucha gratitud hacia ese amable señor y decidió encontrar una forma de devolverle el favor. Una noche le dijo a Chikara que tenía un plan brillante para que la familia se volviera rica.

Entre los dos armaron un puesto afuera de la casa para promocionar la tetera mágica que cambiaba de forma. Cientos de personas vinieron a comprar entradas para ver a la fascinante criatura. Grandes multitudes llegaban para ver cómo una tetera, aparentemente normal, se convertía en un perro mapache. Se quedaban admirados, no podían creer lo que veían.

Un día después del show, al tanuki le pareció ver a Akito y recordó lo malo que era. Miró a Chikara, que en ese momento contaba cómo había encontrado su tetera mágica, y se alegró de haber sido rescatado por una persona tan buena.

A partir de ese día, el show creció cada vez más, hasta que Chikara pudo comprar una maravillosa casa nueva para su familia y su nuevo amigo animal.

Enjoyed this story?
Find out more here