KidsOut World Stories

La Chica Que Quería Tres Maridos    
Previous page
Next page

La Chica Que Quería Tres Maridos

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

La Chica Que Quería Tres Maridos

 

Hace mucho tiempo en la Península Ibérica había un mercader que tenía una hija hermosa pero cabezota. Le encontró tres potenciales esposos que vinieron a impresionarla. Incluso aunque todos los pretendientes tenían la bendición del mercader, la decisión final de escoger a uno era de la hija.

“Escojo a los tres,” declaró.

“No, tienes que elegir a uno así son las reglas,” argumentó el mercader.

No importaba lo que dijese el padre para oponerse a su hija, estaba decidida a traer con ella los tres pretendientes. Aun frustrado, el mercader se acercó a los pretendientes con una propuesta.

“Mi hija quiere casarse con los tres pero no está permitido. Me gustaría que cada uno cogiera el objeto más raro y precioso que podáis encontrar. De esta manera podrá elegir a uno de vosotros por ese objeto exclusivo.”

Con cierta angustia, los pretendientes se marcharon en busca del extraordinario objeto para ganar el corazón de la chica. Tras mucho tiempo parecía imposible encontrar algo tan raro y extravagante para la hija del mercader.

El primer pretendiente viajó al desierto donde se cruzó con un anciano subido en camello encima de una duna. El anciano le preguntó si le quería comprar un espejo. El pretendiente se rio pensando en lo inútil que sería un espejo. Sin embargo, el extraño hombre mencionó, “esta pieza de cristal tiene el poder de mostrarte cualquier persona que desees, tanto si es una persona querida como si es un extraño, incluso si están cerca o lejos.” Para sorpresa del pretendiente, le pareció el regalo perfecto, por lo tanto compró el espejo.

El segundo pretendiente fue a una calle abandonada donde se cruzó con el mismo anciano, intentándole vender una botella de aceite. “¿Qué uso le daría?” preguntó el pretendiente perplejo.

“Este aceite tiene el poder de revivir a los muertos.”

Misteriosamente, un funeral pasó por la calle. El anciano caminó hasta el ataúd donde encontró a un caballero en traje sin vida en su interior. El anciano vertió un poco de aceite dentro de la boca del extraño y se fue. Sin dudarlo, el pretendiente inmediatamente compró la botella de aceite y se fue a reunirse con los demás.

El tercer pretendiente que estaba en un muelle se encontró un barco lleno de pasajeros. Uno de los pasajeros resultó ser un anciano que saltó del barco frente a él, ofreciéndole un precio por el barco. Antes de que el pretendiente pudiese negarse, el anciano le dijo, “este barco llevará a su propietario y a cualquiera a cualquier lugar del mundo en muy poco tiempo.” El pretendiente pensó que eso encajaba perfectamente con el regalo, así que lo compró.

Más tarde, los pretendientes se reunieron para enseñar sus compras. El primer pretendiente usó el espejo para mirar a la mujer con la que quería casarse. Para su horror, el espejo mostró a la mujer muerta en un ataúd. Sin embargo, el segundo pretendiente tuvo la idea de devolverla a la vida con el aceite, y el tercer pretendiente de llevarles de vuelta a España en unos minutos.

Por lo tanto, llevaron a cabo el plan, trayendo a la mujer de vuelta a la vida trabajando en equipo. Su padre, llorando de alegría de ver a su hija despierta por un milagro, le contó lo que los tres hombres hicieron por ella. Ella le miró con una sonrisa en su cara y suavemente dijo, “te dije que me quería casar con los tres y ese es mi deseo.”

Enjoyed this story?
Find out more here