KidsOut World Stories

Carmen, La Lechera Antonio Barroso    
Previous page
Next page

Carmen, La Lechera

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

 

Carmen, La Lechera

 

 

 

 

 

 

 

 

*

Carmen, una niña de diez años, vivía en un pueblo pequeñito enclavado en las montañas del norte de España. Los padres de Carmen tenían una granja y sus vacas producían una leche estupenda que toda la familia bebía.

A veces, cuando las vacas producían más leche de la que ellos podían consumir, la regalaban a sus vecinos del pueblo, sobre todo a los más necesitados.

Un día el padre de Carmen le pidió que le llevará un poco de leche a la señora Julia, una anciana muy simpática que vivía sola al otro lado del pueblo. Por el camino, Carmen empezó a fantasear con la idea de vender la leche en lugar de dársela a la anciana.

Con el dinero de la venta, podría comprar huevos de los que en unas pocas semanas nacerían polluelos que después crecerían y pondrían huevos.

Ella misma vendería los huevos en el pueblo y con los beneficios compraría terneros, y después corderos. En unos años, Carmen podría convertirse en una empresaria próspera. Tendría su propio negocio y mucho dinero para poder irse a vivir a Madrid, comprar un apartamento bonito y ropa cara.

Tan ensimismada estaba Carmen en sus pensamientos que no vio una piedra grande que sobresalía en el camino y que la hizo tropezar primero y caerse después.

La leche que su padre le había dado para la señora Julia se derramó por el camino, que estaba lleno de polvo. Los planes de Carmen se esfumaron de repente.

Ya no tenía leche que vender, y sin leche, tampoco tendría dinero para comprar huevos, ni pollos, ni terneros... Carmen empezó a llorar y a sentirse muy triste.

De vuelta a casa, Carmen se dio cuenta de que debería haber prestado más atención a las piedras del camino en lugar de andar tan ensimismada en sus pensamientos. Desde ese día, la niña aprendió que sortear las piedras del camino es siempre el primer paso para alcanzar los sueños.

Enjoyed this story?
Find out more here