KidsOut World Stories

Las Tres Cabras Gruff    
Previous page
Next page

Las Tres Cabras Gruff

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

Las Tres Cabras Gruff

 

 

 

 

 

 

 

*

Había una vez tres cabras Gruff: la pequeña Gruff, la mediana y la mayor, las cuales vivían en un valle verde. Les encantaba comer la fresca hierba, pero tristemente el campo se puso marrón y se volvió seco porque eran unas cabras codiciosas que se habían comido hasta la última brizna de hierba. Sin embargo, seguían teniendo hambre.

En la distancia pudieron ver un campo que estaba lleno de deliciosa hierba, pero solo había una manera de llegar a ella – por encima de un tambaleante puente sobre un arroyo. Pero debajo del puente vivía un aterrador trol llamado Trevor que siempre tenía hambre. No había nada que le gustase más que comer una jugosa cabra.

La pequeña cabra fue la primera en llegar al puente. Con cuidado, puso una pata y luego la otra sobre el puente tambaleante, por más que lo intentaba, sus patas seguían haciendo ruido en los tablones de madera: trip trap, trip trap.

De repente hubo un fuerte rugido.

“¿Quién está cruzando por encima de mi puente?” dijo el trol desde debajo del puente.

Sus patas temblaban de miedo cuando la pequeña cabra logró gritar, “Soy yo. Voy a buscar un poco de hierba para comer.”

“Oh no, tú no. Te voy a comer para desayunar, comer y cenar.”

“¡Oh no!” dijo asustada la pequeña cabra. “Soy solo la pequeña cabra Gruff. ¿Por qué no esperas a mi hermano? Él es más grande y más sabroso.”

*

Entonces, el aterrador trol decidió esperar mientras que la pequeña cabra saltó del puente y empezó a comer la fresca hierba del otro lado.

Las otras cabras vieron a la pequeña cabra comiendo la fresca hierba y, se pusieron celosas porque ellas también querían. Entonces, la cabra mediana fue hacia el puente y empezó a cruzar el arroyo.

Trip trap, trip trap crujía el puente con sus patas de mediano tamaño. De nuevo el trol se asomó por debajo del puente.

“¿Quién está cruzando por encima de mi puente?” rugió.

Las patas de la cabra mediana empezaron a temblar, pero consiguió decir con voz más suave, “Soy yo. Estoy siguiendo a mi hermano, la pequeña cabra para poder comer la fresca hierba."

“Oh no, tú no. Te voy a comer para desayunar, comer y cenar.”

Oh no, Señor Trol, no querrías comerme. No soy lo suficientemente grande para llenarte. Espera hasta que venga mi hermano mayor – él es mucho más sabroso que yo.”

“Está bien,” dijo el trol, así la cabra mediana corrió por encima del puente y empezó a comer la fresca hierba con la pequeña cabra.

La mayor de las cabras se puso celosa y no podía esperar a cruzar el puente para unirse con sus hermanos. Valientemente, puso sus patas en el puente:

Trip trap, trip trap.

De repente, el trol se asomó por debajo del puente.

“¿Quién está cruzando por encima de mi puente?” rugió.

“Soy yo. La cabra mayor. ¿Quién te crees que eres?”

“Soy el trol y te voy a comer para desayunar, comer y cenar.”

“Oh no, tú no.”

“Oh sí, ya lo verás.”

Entonces, el trol se lanzó hacia la cabra mayor, pero ella inclinó la cabeza y valientemente, se quitó al trol de en medio, cogiéndole por los cuernos y arrojándole al arroyo.

El trol desapareció llevándoselo la corriente y nunca más fue visto de nuevo. De ahí en adelante, cualquiera podía cruzar el río y disfrutar de la fresca hierba con las tres cabras Gruff.

Enjoyed this story?
Find out more here