KidsOut World Stories

Cuento Arcoiris    
Previous page
Next page

Cuento Arcoiris

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

Cuento Arcoiris

 

 

 

  

 

*

Hace mucho, en el tiempo de los sueños, había un grupo de aborígenes que fueron de caza. Después de muchas horas se sintieron agotados y decidieron descansar.

Mientras estaban sentados empezaron a contar historias y a calentarse las manos en el fuego, cuando uno de ellos miró hacia arriba. Había un hermoso arco multicolor en el horizonte - un arcoíris.

Sin embargo, los aborígenes pensaban que era una serpiente moviéndose de un pozo a otro, y tenían miedo de que la enorme serpiente de colores brillantes se acercara al campamento, sin embargo estaban agradecidos de que ella no se acercase a su pozo.

Un joven quería saber más sobre la serpiente del arcoíris, así que cuando regresó a casa preguntó a los ancianos de su tribu por qué los cazadores se habían asustado de la serpiente del arcoíris.

Los ancianos le contaron que la serpiente del arcoíris era una de las criaturas del mundo de los sueños que había dado forma a la tierra.

Al principio la tierra era plana. A medida que la serpiente del arcoíris trazaba su camino a través de la tierra, el movimiento de su cuerpo formó las montañas, los valles y los ríos. Ella era la más grande de los seres del tiempo de los sueños y su poder asustaba incluso a las otras criaturas del tiempo de los sueños.

Por último, cansada por el esfuerzo de dar forma a la tierra, la serpiente del arcoíris yacía metida en un pozo de agua fría que la calmaba y suavizaba los colores brillantes de su cuerpo.

Cada vez que los animales visitaban el pozo, tenían cuidado de no agitar el agua, y aunque no pudiesen verla sabían que estaba allí. Solo salía después de fuertes tormentas cuando su pozo estaba agitado y cuando el sol tocaba su cuerpo colorido.

Después salía del pozo y viajaba por encima de las copas de los árboles hasta las nubes, y de allí a otro pozo.

La gente tenía miedo de que estuviera enfadada y de que agitase una vez más la tierra, así que estaban muy tranquilos e inmóviles mientras ella se movía a su nuevo hogar. Una vez allí, desapareció bajo el agua otra vez y no volvió a ser vista.

Es por eso que los aborígenes tienen cuidado de no molestar a la serpiente del arcoíris cuando la ven cruzando el cielo de un pozo a otro.

Enjoyed this story?
Find out more here