KidsOut World Stories

La historia de Layla y Majnun Awalkhan Ahmadzai and Emal Jabarkhail    
Previous page
Next page

La historia de Layla y Majnun

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

La historia de Layla y Majnun

 

a small red heart that's breaking

 

 

 

 

 

*

Qays ibn al-Mulawwah solo era un chico cuando se enamoró profundamente de Layla Al-Aamiriya. Estaba seguro de de su amor desde el primer día que la vio en el maktab (el colegio tradicional). Él, pronto empezó a escribir hermosos poemas de amor sobre Layla que leería en voz alta en las calles, a quienquiera que escuchase. Al ver dichas apasionadas manifestaciones de amor y devoción, la gente empezó a llamarle Majnun, que significa loco. 

Un día, Majnun encontró el coraje para pedir al padre de Layla la mano en matrimonio de su hija, pero el padre de Layla rechazó su solicitud. Su motivo era que tal matrimonio causaría un escándalo. No sería propio para su hija casarse con un hombre a quien todo el mundo llamaba loco. En cambio, Layla fue prometida a otro un hombre mayor de una aldea vecina. 

Abrumado por angustia, Majnun abandonó a su hogar y a su familia y desapareció en el desierto, donde vivió una vida miserable, en soledad y entre los animales. Fue allí donde Majnun pasó sus días escribiendo poemas para su amor. Layla fue forzada a casarse con el otro hombre, a pesar de que no lo amaba ya que su corazón pertenecía a Majnun. Aunque no quería a su esposo, Layla era una hija leal y entonces continuó ser una esposa fiel.

La noticia del matrimonio fue devastador para Majnun, seguía viviendo en soledad y rehusaba regresar a casa de sus padres en la ciudad. 

Sus padres lo extrañaban muchísimo; todos los días ansiaban ver a su hijo regresar sano y salvo. Dejaban comida al fondo del jardín con la esperanza que un día regresaría del desierto. Pero Majnun no regresó; solo escribía sus poemas sin hablar con ningún alma.

Majnun pasaba todo su tiempo solo, rodeado solamente por los animales salvajes quien se reunían junto a él para protegerlo durante las largas noches del desierto. Muchas veces, viajeros lo veían cuando pasaban en su camino a la ciudad. Estos viajeros contaban que Majnun ocupaba sus días recitando sus poemas a sí mismo y escribiendo en la arena con un palo largo; decían que tener el corazón roto lo había empujado a la locura de verdad.

Años después, ambos su padre y madre fallecieron. Consciente de la devoción que Majnun sentía por sus padres, Layla estaba segura que iba a avisarlo de sus muertes. Finalmente, Layla encontró a un viejo que aseguró que había visto a Majnun en el desierto. Layla rogó y suplicó hasta que el viejo aceptó enviar un mensaje a Majnun la próxima vez que viajase. 

Llegó el día en que el viejo se volvió a cruzar con Majnun en el desierto; allí fue donde solemnemente le dio las noticia de la muerte de sus padres y fue testigo del golpe que la noticia fue para el joven poeta.

El sentimiento de remordimiento y pérdida hizo que Majnun se volviese completamente dentro de sí mismo y juró a vivir en el desierto hasta el final de sus días.

Algunos años después, el esposo de Layla murió. La mujer joven deseaba poder finalmente estar con su gran amor; que finalmente ella y Majnun podrían estarjuntos para siempre. Lamentablemente no era su destino. Por tradición, Layla debía permanecer en su casa sola, para guardar luto por su esposo muerto durante dos años completos, sin ver a nadie más. Pensar que no podría ver a Majnun por otros dos años, era más de lo que Layla podía suportar. Habían estado Estuvieron separados toda su vida y para ella, dos años más en soledad, dos años más sin ver a su amado, era suficiente para perder toda esperanza en la vida. Layla murió por un corazón roto, sola en su hogar, sin nunca haber vuelto a ver a Majnun otra vez. 

La noticia de la muerte de Layla alcanzó a Majnun en el desierto. Majnun viajó inmediatamente al sitio donde Layla estaba enterrada y allí lloró y lloró, hasta que él también se rindió al luto imposible y murió junto a la tumba de su amor verdadero y único.

‘Paso por estos muros, los muros de Layla

Y beso este muro y ese muro.

No es amor por las casas que ha tomado mi corazón

Pero es por ella quien mora en esas casas’.

Enjoyed this story?
Find out more here