KidsOut World Stories

Joha y su Burro    
Previous page
Next page

Joha y su Burro

A free resource from

Begin reading

This story is available in:

 

 

 

 

Joha y su Burro

 

 

 

 

 

 

*

Un día, Joha estaba de camino al mercado montado en su burro El hijo de Joha caminaba al lado del burro, sosteniendo las riendas y hablando con su padre.

Padre e hijo pasaron junto a un pequeño grupo de personas reunidas a un costado del camino, quienes empezaron a criticar a Joha.

Le dijeron al anciano: "¿Cómo puedes ser tan insensible, Joha? ¿Cómo puedes montar en el burro mientras tu hijo se ve obligado a andar al lado?"

Cuando Joha escuchó estas palabras, bajó del burro y subió a su hijo a lomos del animal en su lugar.

Joha y su hijo continuaron su viaje. Él, caminando al lado del burro, sosteniendo las riendas en sus manos mientras se dirigían hacia el mercado.

Tras una milla en el camino, Joha pasó junto a un pequeño grupo de mujeres reunidas alrededor de un pozo.

Cuando las mujeres vieron a Joha se quedaron sorprendidas. Le preguntaron, "¿Cómo es que un anciano camina mientras su joven hijo monta en el burro? ¡Esto no debería ser así!"

Así que Joha se subió al burro con su hijo y continuaron su viaje.

Estaba cayendo la tarde, el sol brillaba alto en el cielo y hacía mucho calor, pero aun así Joha y su hijo continuaron su viaje hacia el mercado.

El burro se movía lentamente debido al peso de padre e hijo sobre su lomo, pero nadie les criticó hasta que se cruzaron con un grupo de personas reunidas en las afueras de la ciudad, donde se celebraba el mercado. La gente señaló con desaprobación cuando vieron a Joha y su hijo montados al lomo del pequeño burro que se movía despacio debido al peso.

"¿Por qué os montáis encima del pequeño burro?" le gritaron a Joha. "¿No ves que pesas demasiado y tu burro no puede soportarlo?"

"Creo que es mejor si ambos nos bajamos del burro y caminamos",  dijo Joha a su hijo. "De esa manera nadie nos dirá nada más". 

Entonces Joha y su hijo bajaron del burro. Joha agarró las riendas para guiar al burro y caminó con su hijo hacia el mercado, en el centro del pueblo. 

Pero cuando Joha llegó al mercado, mucha gente se rió, criticó e hizo burlas del anciano.

"¡Qué tonto!" dijeron. "¿Qué clase de hombre tiene un burro y aún así camina con su hijo cuando debería ir montado?"

Joha no estaba enfadado con la gente porque se dio cuenta de que no es posible complacer a todo el mundo siempre, y quizás sería mejor si cada persona decidiera cómo vivir su propia vida.

Enjoyed this story?
Find out more here