KidsOut World Stories

El Pincel Mágico    
Previous page
Next page

 

 

 

 

 El Pincel Mágico

Un cuento chino

 

 

 

 

 

*

Érase una vez un joven llamado Ma Liang. Era un chico pobre y amable al que le gustaba tanto dibujar que hacía dibujos por todas partes. Una noche, soñó que un anciano le daba un pincel mágico y le pedía que lo usara para ayudar a los pobres. Cuando se despertó, vio que el pincel mágico estaba sobre su escritorio.

A partir de ese día, utilizó el pincel siempre que los pobres necesitaban ayuda. Cuando vio que la gente no tenía agua para regar los campos, dibujó un río y el río cobró vida. Ahora la gente podía llevar agua del río al campo para que crecieran sus cosechas. Cuando vio que los campesinos tenían dificultades para alimentar a sus familias, dibujó más comida para ellos. En muy poco tiempo, mucha gente se enteró de la existencia del pincel mágico y se mostraton muy agradecidos con Ma Liang.

Pero en la aldea vivía un hombre rico muy mezquino que decidió robarle el pincel al joven para poder usarlo para hacer crecer aún más sus riquezas. Así que envió a sus sirvientes a casa de Ma Liang para que robaran el pincel mágico.

Una vez consiguió el pincel, se sintió tan feliz que invitó a sus amigos a su casa para enseñarles su nueva adquisición. Comenzó a hacer muchos dibujos, pero ninguno de ellos cobró vida. Tal fue su enfado al ver que el pincel no funcionaba que mandó llamar a Ma Liang.

—Si me haces unos dibujos y haces que cobren vida, te pondré en libertad —le dijo al joven.

Ma Liang no quería ayudar a un hombre tan mezquino, pero se le ocurrió una idea.

—¿Qué quiere que dibuje? —le preguntó al malvado señor.

— Quiero una montaña de oro —contestó el hombre rico—. Una montaña donde pueda ir a recoger oro.  

Pero el chico dibujó primero un mar.

—¿Por qué has dibujado un mar? —el ricachón se enfadó y dijo—. Te he ordenado que dibujes una montaña de oro. ¡Dibújala ahora mismo!

Entonces el joven dibujó una montaña de oro que se veía a lo lejos en el mar.

     —Dibuja un barco grande, rápido —volvió a ordenar el ricachón—. Un barco con el que pueda navegar hasta la montaña para recoger oro.

El joven sonrió disimuladamente y dibujó un barco grande. El hombre rico se subió al barco y partió en busca del oro, pero cuando el barco navegaba en medio del mar, Ma Liang dibujó una ola enorme que impactó contra el barco y lo mandó al fondo del mar. Desde entonces, nadie volvió a ver jamás al hombre rico en la aldea.

Tras ese incidente, el joven vivió feliz con su familia y siempre utilizó el pincel mágico para ayudar a los pobres, tal y como le había pedido el anciano y, así, el pincel mágico fue conocido y amado por todos.

Enjoyed this story?
Find out more here